El crimen : Un pacto de sangre

Hay errores en la vida que no se pagan ni con la muerte, y el mío es uno de ellos. Ignoro porqué la maté, creo que ella tampoco lo supo, nunca he sido un tipo agresivo, ni siquiera en el momento del crimen. Me comporté frío, sin nervios, indiferente, como si no hubiera sido yo o como si no estuviera allí. Sé que del todo no fui yo, pues con mi calma y capacidad de razonar no tendría el valor de enfrentarme a la culpa venidera.

Deja un comentario