Valle Encantado: La Ciudad Perdida

Anoche ya sabiamos donde estaba la cuidad. Estabamos gozosos. Dispusimos el campamento lo mejor posible. Comimos como no lo habiamos hecho desde que salimos. Preparamos las armas. Al otro dia la tomariamos por sorpresa al amanecer, cuando nadie nos esperara. Encontrariamos a la mayoria de estos seres inofensivos, durmiendo. La orden para el asalto eran tres tiros seguidos de una frase que todos conocian. Levantamos el campamento a las 3:00 de la madrugada. A las 4:00 ya estabamos listos para el ataque. Se escuchaban los gallos cantar. Las vacas y otros animales balar, pero no se oian voces. Como lo imaginamos, todos dormian. Era el momento oportuno.

Deja un comentario