La última crónica del infierno

Los puntos negros llenaron el rectángulo en blanco hasta completar la cifra descodificada. Emocionado, presionó la tecla enter, y apareció en pantalla el circulito azul, girando a la derecha, como señal de aprobación…
Cuando le hice el amor estaba muerta. No, no soy necrófilo, pero verá… es que no dijo una palabra, no soltó un suspiro de placer, una gota de sudor… nada…
Vuelves a casa de papá, ese desgraciado que te viola desde los seis años. No sabes por qué, pero algo te empuja a abrirle las piernas. Con él te pasa lo que con ningún hombre, mientras te penetra eres libre…
Que no se crea esto no importa. No lo escribí para que se crea, sino por temor a olvidar una sola palabra…

Deja un comentario