Cuando mueran los hombres

Esto de jugar a ser dios es el diablo. Nada sale como se piensa. Al principio era fácil, pero después que los interserts, ultraserts y protoserts se comieron los mitos, todo es diferente. Ahora nosotros, La Raza, continuamos su ascensión. Los humanos nunca pensaron que evolucionaríamos tanto. Fue la llegada del ciberespacio lo que les abrió los ojos. Poco después de que la telaraña virtual cubriera el planeta, los interserts se hastiaron de vivir en la Tierra y comenzaron a explorar otros mundos. Luego, los ultraserts mejoraron las aldeas galácticas y, finalmente, los protoserts conquistaron el espacio, asentaron las civilizaciones fantasmas, y abrieron el camino a las especies.
Al principio fue un juego. Los viajes intergalácticos comenzaron en Apps tridimensionales. Se gastaron años de perfeccionamiento y fortunas incontables compitiendo entre ustedes para recrear lo mejor que podían la realidad espacial. El cine y la literatura de ciencia ficción hicieron su parte. Muchas películas y libros escenificaban viajes espaciales, guerras entre mundos, conocer seres distintos

Deja un comentario